Aunque no pueda verte, Señor, sé que siempre estás ahí. Salmos 23:4