Dios permite que se mueva la barca, para enseñarnos cómo enderezarla. Lucas 15:11-18